sábado, 7 de enero de 2017

¡Vuelta a la carga!

Hace tanto que no escribo por aquí, que en mi última entrada «solo» como adverbio todavía se acentuaba.
Es momento de replantearse este blog y reflexionar qué ha sucedido para que dejara de escribir en él. Merece la pena dejarlo por escrito porque debe ser un punto y aparte con cambios sustanciales.

Antes de entrar en los errores que cometí, la realidad es que el objetivo del blog era aprender a escribir y, en ese aspecto, ha sido de gran ayuda. Hasta qué punto sigue siendo un formato relevante sería discutible, pero es una cuestión irrelevante si se arregla el resto de problemas.

El primero y más obvio consistió en cubrir noticias. Desde que comencé el blog he tenido la oportunidad de redactar para otros y es algo incompatible con llevar un blog personal. Es como llevarse el trabajo a casa, un trabajo que consiste en llenar una hoja con trescientas palabras en las que, al menos, un 20 % estén destinadas casi exclusivamente a ganar dinero, no a informar. Querer hacer noticias sin hacer caso al SEO, sobre todo en el mercado cinematográfico, es como hacer trabajo administrativo por diversión. Además, obsesionarse con aumentar tu público y conseguir dinero de los anuncios es absurdo en una época en que si no tienes contenidos en vídeo no te comes un torrao. Por tanto, nunca más. Mejor un año sin escribir una sola palabra que llenar la portada de notas de prensa. La intención era aprender a redactar y, según LinkedIn, esa aptitud ya la tengo validada.

El nombre del blog es un error muy obvio que debería subsanar, pero es el que menos me preocupa.

Ambos problemas parten de mi intento de tener un contenido delimitado para poder tener un tema a mano siempre que quisiera escribir.

A partir de ahora, no voy a tener un calendario estricto porque mis horarios son una locura de por sí, pero tampoco voy a publicar ninguna entrada de la que no esté orgulloso.

¡Manos a la obra!

PD: de paso aprovecho para decir que ¡he traducido un libro! Bueno, dos, pero el segundo está en proceso de publicación. Podéis echarle un vistazo en formato digital por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario